Elimina los riesgos de TI creando así una mayor visibilidad de las debilidades en el sistema. Proporciona claridad para estabilizar los sistemas, reducir horas inecesarias que afectan las produción laboral y mejorar la eficiencia en el desarrollo y mantenimiento de sistemas.